¿Qué es la OCDE y qué países la integran?

Uno de los referentes que se toman para definir a un país como desarrollado es su pertenenecia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Esta organización acoge a los 34 estados más desarrollados del planeta. El desequilibrio en la representación por continentes es evidente, y es Europa quien más miembros aporta.

La OCDE fue fundada en 1960 y tiene su sede en París. En sus orígenes, inspirada por el esfuerzo de otras organizaciones (las comunidades europeas, el Consejo de Europa) para crear un marco de cooperación que previniese futuros conflictos en Europa, la organización se dedicó al establecimiento de relaciones económicas que fuesen mutuamente beneficiosas para sus miembros.

La OCDE se configura como tal al unirse Estados Unidos y Canadá a la antigua Organización para la Cooperación Económica en Europa (OCEE), la cual había sido fundada en 1948 para gestionar los fondos de reconstrucción del plan Marshall. El objetivo subyacente era que esas relaciones comerciales y financieras, por su importancia, representasen un contrapunto lo suficientemente fuerte a las disputas que las partes pudiesen tener, con el fin de evitar que tales disputas desembocasen en un conflicto abierto.

El alcance global de la OCDE a día de hoy viene determinado por los miembros recién incorporados. Japón, desde los años 60, y en fecha más reciente países como Chile, México, Israel y Turquía han contribuido a diversificar y expandir el alcance de la organización. En vista de la evolución de la economía mundial, la OCDE ha establecido acuerdos de asociación con las principales potencias emergentes, aunque aún no forman parte de la misma actores tan relevantes como Rusia, China o la India.

Es una organización de carácter intergubernamental, y de este modo es un foro en el que los gobiernos de los estados miembros pueden discutir sobre los principales aspectos de las políticas económicas, comerciales y financieras. El aparato de la OCDE, sus funcionarios, realiza estudios sobre distintos elementos de la economía, desde políticas fiscales hasta tratados comerciales, y emite informes y recomendaciones sobre cómo podrían mejorarse estos factores.

La OCDE es, por sus orígenes y por su filosofía, una organización que defiende los principios económicos del liberalismo, pero se preocupa también de los aspectos sociales de la economía. En sus análisis entran elementos como la educación y la situación de los sistemas de pensiones o de seguridad social.

A partir de su 50º aniversario en 2010, y como respuesta a los desafíos planteados por la crisis de 2008, la OCDE ha desarrollado cuatro principios de actuación. La organización pretende motivar a los gobiernos de los países miembros a restaurar la confianza en los mercados (financieros, comerciales, de bienes y servicios) y en los actores que en ellos compiten. Además, ve necesario el saneamiento de las cuentas públicas con la intención de que los estados puedan desempeñar un papel significativo en la recuperación económica y no representen un lastre para las empresas. Otro punto importante es el desarrollo de la innovación tecnológica y de las energías renovables como un piedra angular del crecimiento futuro de las economías nacionales y por agregación de la economía mundial. Finalmente, la OCDE incide en la necesidad de adecuar los programas educativos para cualificar a los profesionales del mañana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR