La reputación online en el mercado del alquiler vacacional

 

 

El scoring social mide la confianza, la responsabilidad de las personas que han demostrado su compromiso en el pasado (en plataformas como Airbnb o BlaBlaCar) y que son más propensos de perpetuar este comportamiento en el futuro.

Cuántos amigos tiene, si es un hater o un troll, y si sus post tienen muchos likes será, a partir de ahora, una de las varas de medir para que le alquilen un piso. La reputación hotelera online llega al negocio del alquiler y empieza a convertirse en decisiva para muchos de los caseros, que podrían fijar la renta mensual y la duración de sus contratos según cuál sea el comportamiento del futuro inquilino en redes sociales. Esto es lo que pretende la compañía de seguros de protección jurídica y servicios legales DAS, que ya fue de las primeras en introducir en España el seguro de impago de alquiler en 2004, y el agregador de perfiles de redes sociales y webs de consumo colaborativo Traity. Desde finales del pasado año, DAS y Traity están usando la reputación online del mismo modo que se utiliza en el mercado laboral. Este servicio ofrece al arrendador incluir en el seguro de impagos que comercializa un estudio del futuro inquilino para saber si puede fiarse de él a la hora de pagar el alquiler. DAS lleva a cabo este estudio usando el scoring social de Traity, una start-up que se gestó en Silicon Valley, pero que en la actualidad cuenta con su sede en Madrid.




El producto está de momento en fase de pruebas, pero algunos los caseros ya echan mano de esta herramienta para asegurarse el cobro del alquiler cada mes. El scoring social mide la confianza, la responsabilidad de las personas que han demostrado su compromiso en el pasado (en plataformas como AirBnb o BlaBlaCar) y que son más propensos de perpetuar este comportamiento en el futuro. Este tipo de conductas reduce la exposición al riesgo, lo que lleva a una menor tasa de siniestralidad y, por consiguiente, a primas de seguro más asequibles.

Asimismo, la falta de confianza en los futuros inquilinos es uno de los principales frenos para muchos propietarios a la hora de decidir si ponen su vivienda en alquiler. En este sentido, el uso de la reputación online es también una herramienta de prevención de riesgos, más allá de aquellos estrictamente relacionados con la solvencia del inquilino. En palabras de Jordi Rivera, consejero delegado de DAS, “las redes sociales y comunidades online saben tanto sobre las personas que revolucionarán los procesos de evaluación de riesgo permitiendo realizar una selección más precisa; además, los consumidores se beneficiarán de un sistema de precios más justo, ya que el precio se ajusta a cada persona”. Por su parte, el consejero delegado de Traity, Juan de Cartegena, explica que “esta asociación nos ayuda a cumplir con nuestra misión, que no es otra que dar acceso a oportunidades basadas en la confianza, y fortalece la esencia de Traity, buscando soluciones para aquellas personas cuya solvencia es más difícil de medir, como autónomos, estudiantes o inmigrantes”. Por ejemplo, según la compañía, la póliza de impago de alquiler de seis meses para una renta de 1.000 euros costaría al casero 408 euros si la nota del inquilino no es muy buena y 336 euros si es positiva, explican desde Das.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR