Un buen currículum vitae es clave para la reputación en una entrevista de trabajo

El currículum vitae es una forma de presentarse de una persona ante una empresa española e internacional demandando un puesto de trabajo, en el caso de que exista vacantes libres. Un ciudadano debe de tener en cuenta que todas las compañías, dando igual que sea grande, mediana o pequeña, reciben al día numerosos currículums de individuos que están en busca de una oportunidad laboral. Y, además, la necesidad ha aumentado en los últimos meses debido a la situación por la que está pasando España. La potencia europea con la tasa de paro más alta de Europa y la debilidad económica por la que está pasando el país. No se debe descuidar el reputación online que tengamos como personas al presentar nuestro currículum en una empresa.

La presentación de nuestros datos personales, experiencias laborales, cursos académicos y el resto de conocimientos que poseamos lo debemos de redactar y exteriorizarlo de la manera más elegante, simple y cordial posible ante la empresa. Los directores de una compañía que tienen la obligación de contratar a una persona para un puesto en una multinacional no nos conocen, por lo que, la mejor manera de darnos a conocer, al instante, ante el directivo de Recursos Humanos es mostrar un currículum distinto. Que les llame la atención, positivamente. Es el primer paso para evitar, o no, una criba. Es decir, que lo descarten al momento sin recibir una llamada de la compañía para la siguiente prueba, o que nos citen, directamente, para la ejecución de la próxima actividad.

Por eso, desde la Fundación Adecco, una organización sin ánimo de lucro ayuda a los ciudadanos españoles a integrarse en el mercado laboral del país, asesora como elaborar un buen y correcto currículum y ser distinto al de los demás. Se fundó en 1999 como consecuencia de las acciones sociales que llevó a cabo Adecco. Años más tarde fue designada por el Ministerio de Sanidad y Política Social como una entidad que desarrollaba tareas y beneficiaba a la sociedad por la inclusión de estas medidas.

La primera medida es ser simple y directo. La persona que ojee un curriculum no va a estar más de un minuto con él en la mano. Observará, únicamente, los datos más importantes de cada individuo. Hay que añadir, solamente, las fortalezas que poseamos, sino podemos tener que hacer frente a una crisis de prestigio, como las relativas al derecho al olvido. El segundo aspecto es fundamental para un director o directora de recursos humanos de una empresa. Los fallos gramaticales y de ortografía en el currículum evita mostrar las potencialidades que tenemos, realmente, para cubrir un puesto de trabajo. Es sinónimo de desconsideración y de ser un descuidado por no corregir, en un aspecto tan básico, nuestros propios fallos. Automáticamente puede ser retirado al instante. Utilizar siempre verbos activos y en infinitivo (mostrar, determinar, dirigir y otros muchos más). Cuanto más breve sea un curriculum, mejor. Si es posible condensar toda la información en un folio, es mucho más positivo porque obligamos a la persona a ojear, solamente, una sola hoja sin la posibilidad de que se extravíe información o evitar que el individuo pierda tiempo.

La experiencia laboral es un campo importante para las empresas que nos quieran contratar. Por eso, es aconsejable añadir el tiempo de estancia en un empleo (redactando la fecha de inicio y la finalización del mismo), las funciones que cada uno ejercía en la compañía y el nombre de la misma, por ejemplo si has trabajado en el rebranding de alguna empresa. Además, es conveniente poner en el currículum, en primer lugar, el último trabajo al que hayamos prestado los servicios. La incorporación de una fotografía, es preferible que sea lo más actual posible, es significativo porque la persona que nos vaya a contratar se hará una idea de como es el demandante. Las multinacionales solicitan, cada vez más, referencias externas sobre el nuevo candidato. Puede ser de otras sociedades, profesores de universidades (si el individuo sigue estudiando) o de profesionales que son expertos en sus respectivas materias.

Fechar el currículum, es decir, datar de la última vez que lo hayamos actualizado y, sobre todo, lo más importante, ser sincero en la información que envíamos al resto de las empresas para que nos conozcan. Buena suerte.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR