Blogueras: la reputación online en sus manos

Renovarse o morir. Cuando hay una única tarta de cumpleaños y muchos invitados a la mesa, toca espabilar para coger un trozo antes de que se acabe, o nos quedaremos con hambre y cara de tontos viendo comer a los demás. La publicidad es uno de los negocios que más se está resintiendo en esta crisis en la que estamos inmersos y el marketing mira hacia la innovación, hacia el impacto, hacia la captación del cliente vía sentimiento.

Es indudable que internet ha abierto la puerta a muchos emprendedores, a nativos digitales que se lanzan al e-commerce directamente sin pasar por el mundo offline. Así las cosas, y en un entorno tan digital, de un tiempo a esta parte, quienes empezaron en la red dando opiniones como un hobbie, se han convertido en profesionales de las marcas, auténticos creadores de branding corporativo.

El fenómeno de los blogs empezó a tomar fuerza después del año 2000 y a día de hoy ha entrado a formar parte de las estrategias de marketing de las empresas, y no únicamente como parte de la comunicación de la propia empresa hacia sus clientes. Las marcas se han lanzado a la caza de las blogueras, sobre todo de ellas porque estamos hablando de marcas de cosmética y moda que habitualmente están dirigidas más a un público femenino. El hecho de que una bloguera a la que siguen miles de mujeres haga una crítica positiva de tu producto, es un incremento seguro de las ventas. Sobre todo porque las usuarias no se plantean, o no lo hacían, que la marca puede estar pagando a esa bloguera por hacer esa crítica positiva y por lo tanto creen que la opinión es sincera. Una bloguera puede construir una reputación online positiva en cuestión de horas.

En un principio las opiniones sí eran sinceras y siguen siéndolo en algunos blogs, pero es difícil saber dónde está la verdad y dónde prevalece el euro o el producto, porque no tiene por qué efectuarse un pago en moneda. Pero si te envío una cesta con los productos más caros de la colección, o te mando a tal presentación en zona VIP…

Al final surge la eterna discusión sobre si los blogs de moda, estética, maquillaje y productos relacionados con la belleza y el cuidado personal, son lo que eran o han perdido frescura en la misma medida que el bolsillo de sus autoras ha engordado. Del post escrito se ha evolucionado incluso al video-blog, donde los tutoriales son infinitos. Ahí es donde las propias marcas han creado sus canales de consejos para sus seguidores. Anteriormente ya os hablamos acerca de las mejores empresas de moda y como habías triunfado gracias a su marketing de contenidos.

Iniciar como un hobbie un blog ha sido el camino para que más de una bloguera se haya ganado la vida con las prestaciones que las marcas le han hecho a cambio de una crítica. Muchas de ellas hacen alarde de su independencia y de sus sinceras opiniones, pero el continuo regalo de productos caros y marcas de lujo hace pensar que la contraprestación a todo eso es una crítica en positivo. En eventos solidarios es cada vez más común este tipo de recursos.

Sea como fuere, las marcas se han dado cuenta de que si nos identificamos con quien nos da la información, la haremos más nuestra y nos la creeremos más. Máxime si pensamos que esa persona da su opinión libremente y después de haber probado el producto. No hay recetas mágicas para descubrir a las auténticas blogueras, o a las que ya se han pasado al “lado oscuro” y escriben lo que la marca les sugiere, lo mejor sigue siendo ser nuestras propias blogueras. Esto es, probar el producto siempre y cuando nos parezca adecuado en la calidad precio y construir una opinión en base a nuestra experiencia. Siempre podemos abrir un blog y colgarla ahí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR